+34 926 539310 info@transportesfelix.com

¿Necesitas el transporte de mercancías para la actividad de tu empresa? ¿Sueles exportar tus productos al extranjero? Si has contestado que sí a estas preguntas, seguro que has oído hablar del transporte intermodal. Pero, por si aún no conoces exactamente en qué consiste, te vamos a dar las claves principales sobre este modo de trasladar mercancías a grandes distancias.

 

¿Qué es el transporte intermodal?

Podríamos decir que es la combinación entre distintos tipos de transporte mediante el uso de una única medida de carga. Normalmente se hace a través de contenedores adaptables, que permiten llevar cualquier clase de mercancía por diferentes medios. De esta manera, se consigue un mejor y más ágil traslado del género, haciendo mucho más eficaz las operaciones de transbordo.

Este tipo de transporte se hace a través de diferentes modos: por transporte terrestre (camión o ferrocarril) y por transporte por agua (ya sea marítimo o por vías navegables interiores). Al necesitarse más de un tipo de vehículo hasta llegar al destino final, este  transporte también se considera multimodal.

En resumen, el tráfico combinado o intermodal es aquel en el que se usan al menos dos medios de transporte distintos para llevar las mercancías, sin que sea preciso cambiarlas de contenedor durante su recorrido.

 

¿Cómo funciona el tráfico intermodal?

Seguramente, lo más interesante de este modo de transporte es que las transferencias de las unidades de carga se hacen sin tener que manipularlas ni abrirlas, lo que les asegura su protección total. Por eso, es la mejor opción para intercambios internacionales, donde en las grandes distancias la gestión de la cadena de suministro toma mayor importancia.

Lo más usual es que se empiece poniendo la carga en un camión que hará una primera parte del trayecto por carretera, hasta llevarla a su próximo destino de embarque. El transporte terrestre se suele usar para trayectos cortos, conduciendo el género hasta el tren o el barco que lo seguirá transportando. Después, el contenedor completo que lleva la mercancía será cargado en dichos medios de transporte, por lo que la carga en sí no tiene por qué ser manipulada en ningún momento. Finalmente, se suele volver a emplear el camión para recoger el contenedor del lugar de descarga y llevarlo hasta el lugar de entrega.

 

¿Por qué es mejor el transporte multimodal para los líquidos alimentarios?

Es evidente que el transporte intermodal se hace aún más necesario cuando se trata de acarrear líquidos alimentarios. Este tipo de productos perecederos son especialmente delicados, ya que necesitan unas condiciones favorables para mantenerse en un estado óptimo y conservar intactas sus propiedades. Es imprescindible que lleguen al final del trayecto con toda su calidad y, por supuesto, con total inocuidad.

Por eso, se precisa de una logística muy determinada que sea efectiva para conseguir dicho fin. Y ahí es donde entra en juego este tipo de transporte, que solo ofrecen las empresas con más experiencia que conocen muy bien los protocolos que hay que seguir. Ponerlos en práctica es la mejor forma de garantizar que los líquidos alimentarios no tienen ningún peligro para la salud pública, porque se habrán respetado perfectamente las temperaturas correctas y las condiciones óptimas para el traslado.

 

6 ventajas del transporte intermodal

El transporte intermodal tiene la clara ventaja de poder aunar todos los beneficios inherentes a los distintos tipos de transporte:

  1. Capacidad para poder trasladar grandes volúmenes de carga en distancias largas.
  2. Minimiza los tiempos de espera en las carreteras, al mismo tiempo que prescinde de la necesidad de almacenar la mercancía en áreas intermedias.
  3. Reduce el riesgo de que se deteriore la mercancía, al ir en contenedores cerrados desde su punto de salida hasta el destino final.
  4. Mejora la seguridad vial al estar menos tiempo por carretera, al mismo tiempo que disminuye las emisiones de CO₂, siendo más respetuoso con el medio ambiente.
  5. Decrece el riesgo de robo porque todo el proceso está controlado desde la salida hasta la entrega y la mercancía no sale de su contenedor.
  6. Reduce los gastos, porque al tener mayor capacidad de carga se simplifican los procedimientos y se abaratan los costes con tarifas más bajas.

Ahora que ya conoces mejor todo lo que te puede aportar el transporte intermodal, seguro que querrás beneficiarte de todas sus ventajas cuando necesites un traslado de mercancías. ¡No lo dudes! Te hará más fácil la preparación de tu logística.

Si continuas usando este sitio estás de acuerdo con la política de cookies Más información

La configuración de cookies de este sitio está predefinida para "Permitir cookies", y dar la mejor experiencia de navegación posible. Si continua usando este sitio sin cambiar la configuración de cookies o hace click en Aceptar en la opción de abajo, está de acuerdo con esta forma de proceder.

Cerrar